La vista breve

Por Susana Santoyo

Detesto las fotos breves. A mí, que me den tiempo de mirar…

Recuerdo las “fotos largas” que Daniela Libertad (artista que ahora realiza acciones y videos) mostraba en la clase de fotografía de la escuela de arte a la que asistimos. Ella tomaba fotografías y luego hacía un montaje en video, nos hacía mirar la foto varios segundos, tal vez más de los que las veríamos impresas en papel, tal vez menos, nunca lo sabremos, depende de cada espectador, pero ella les ponía tiempo y ritmo: al final obtenía un video.

Nuestra reacción era insistirle en hacer video, creo que no reparábamos en sus palabras. Por lo menos yo no, no hasta ahora. Es verdad, Daniela, lo que tenía que hacer era agarrar una cámara de video y dejarse de “fotos largas”, y lo hizo. Pero más allá, en su justificación, ella nos mostraría una tímida semilla que algunos también cultivaríamos, aunque de otras maneras: aprendimos a valorar las fotos largas.

Nos dimos cuenta, de manera práctica, que la mirada se ha confundido con la técnica. Las imágenes se obtienen de manera instantánea, se pueden compartir también así, en un segundo, la imagen corre el riesgo de tener la misma vida, efímera.
Es cierto, en un momento de la historia, para la fotografía, la importancia del instante es terrible, el punctum barthesiano se imponía ante cualquier otro acercamiento al acto fotográfico (sin observar otras temporalidades de las que también habló Barthes), sin duda, la naturaleza técnica de la fotografía está enlazada a una noción de tiempo suspendido. Se lee en las mismas reflexiones de los fotógrafos, ya dice Cartier-Bresson

Ce que construit l’homme est durable tandis que chaque fragment de sa vie (fragment à la fois révélateur de la pensée humaine et de l’action humaine) peut être perdu o saisi dans l’espace d’une seconde. Saisir cette fraction de seconde est, je pense, le rôle le plus important du photographe1

Ahí lo que importa es inmortalizar, detener esa fracción de segundo en la que cierto fragmento de la vida de un hombre puede perderse para siempre o ser conservado en suspensión.

Ha sido y seguirá siendo indispensable el testimonio visual e inmediato que la técnica fotográfica nos ha legado, no le resto importancia, de ninguna manera; sin embargo es justo decir que no es lo único, ni lo más importante. Sonará evidente: lo más importante del acto fotográfico creo que es, y ha sido, mirar.

Construir y reconstruir maneras y tiempos de mirar. La vista breve y la foto larga. La sed de capturar, el deseo de conservar, tanto como la pasión por componer y contemplar. He de ser justa, algo de ello dice, en el mismo texto

La photographie, ainsi que je la comprends, est simplement un autre moyen de prendre des notes, les notes photographiques sont forcément incomplètes, car il se peut qu’elles n’expriment pas le sujet sous toutes ses faces, mais chaque photographie doit toucher l’essentiel du sujet car le déclic rend cette photographie définitive2

Dice que, así como él la entiende, la fotografía es un medio más para tomar notas, y que estas son forzosamente incompletas (como cualquier nota), no se puede expresar el tema en todas sus caras, por completo, pero cada fotografía debe tocar lo esencial del tema, pues al tomarla, al momento del clic, esta se vuelve ésta definitiva.

El resultado del acto fotográfico, el testigo impreso, es definitivo en tanto que irreversible, ya Barthes lo ha dicho y tantos más, pero no por ello presenta la totalidad de lo fotografiado, de ahí la importancia de la mirada, de la composición, de educar o entrenar la mirada, de saberle dotar de una percepción del tiempo. Luego de la toma también se mira, generar a partir de esas notas un esquema, un guión, tal vez por eso el uso de “series” en la foto contemporánea, al aceptar el carácter fragmentario, pero potencialmente narrativo de la foto, la tentación del reordenamiento de las notas para reordenar lo no-enunciado (pero visto) es tal que la serie es una herramienta de evocación del momento antes de la toma, de la mirada larga, antes de la vista breve. No porque el clic sea instantáneo la experiencia es breve, no toda foto nace del instante decisivo, aunque sea tomada en ese.
Existen fotos tan largas que son producto de días de contemplación, meses, una vida de mirar. Y ahí, en el justo momento en que la mirada larga termina, clic. Breve acto físico. Y luego se muestra.

¿Qué evocan las miradas de los otros? ¿qué vemos en las fotografías de los otros que no está en las nuestras y a la vez está en las de todos? Todos tenemos nuestra foto rosa de antes del atardecer, la que repasamos con los ojos una y otra vez, queriendo que los otros la vean para … no sé para qué. Sólo sé que a algunos les toma mucho tiempo la caminata antes de la toma, y el fin último de la toma no es congelar la mirada, el punto de llegada, el propósito es prolongar el camino recorrido.

1 “Aquello que el hombre construye es durable, en cambio, cada fragmento de su vida (fragmento que revela a la vez el pensamiento y la acción humanos) puede ser perdido o tomado en el espacio de un segundo. Tomar esta fracción de segundo es, pienso, el rol más importante del fotógrafo”. Texto destinado a ser la nota final del libro que debería ser publicado por Pantheon Books con motivo del viaje del fotógrafo a los Estados Unidos. Fuente: Sire, Agnès (int). Henri Cartier-Bresson, Walker Evans. Photographier l’Amérique. Göttingen: Steidl, 2008. p. 20.

2 Sire, Agnés. op cit.

Susana Santoyo
México DF

Nació (1982), vive y trabaja en la Ciudad de México. Estudió Artes Plásticas en la ENPEG “La Esmeralda”, realizó una especialidad en “arte espacio” en la Escuela Nacional Superior de Artes Decorativas de París gracias al apoyo Artes Aplicadas del FONCA. Tomó algunas clases de la licenciatura en Lengua y Literatura hispánicas en la UNAM. Se dedica a la intervención, al libro de artista (ha expuesto individual y colectivamente en espacios como Casa Vecina, Casino Metropolitano, ENSAD-París, entre otros). Escribe, sobre todo, sobre arte (ha escrito textos de sala para diversos espacios y publicado en revistas como Tierra Adentro, es parte del proyecto editorial virtual Nomastique de Menuma media).

Comentarios