La soledad según Jen Davis

Dilemas de la subjetividad contemporánea1

Por María Florencia Llarrull

…a que mi deseo es que alguien me quiera por ser como soy cuando estoy sola, ja, por como soy cuando estoy sola, cuando estoy siendo sola y que me mire y me sonría ese alguien otro y apruebe y acompañe y calle, tolere, eso, que sobre todo tolere mi silencio pero desde un lugar de sábado de sol por la tarde, de sábado por la tarde de sol en una tarde de sol y su mirada sobre mí que aprueba, acompaña y sólo mira, eso, sobre todo sólo acompaña y no quiere tener, tener ya, tener todo, ese hambre todo el tiempo, ese desaforo incomprensible por tomar … [..] …y tener más y más y más y basta de una vez por favor, sólo mirar y acompañar, mirar y entender, mirar y querer y nada más que eso.
¿Vos me querés a mí? – Romina Paula

El cuerpo a veces cede, se expone. Vaya límite sobre el que las mediaciones externas acuden una y otra vez, afectando hasta el hastío. Los autorretratos de Jen Davis se debaten entre el resguardo y la confianza del propio cuerpo para, luego, insinuar la permeabilidad a la intemperie.

La autora indaga en una representación del cuerpo mediada desde una apacible cotidianeidad. En el marco de una atmósfera cálida y luminosa, el cuerpo asume una postura discursiva que acentúa el carácter intimista hacia una introspección personal, como también expone la ambigüedad de lo afectivo. Inaugura así un territorio en puja hacia las concepciones sobre el cuerpo. En el despliegue de las imágenes, se insinúa una voluptuosidad doble. Se señala sobre el territorio del cuerpo, cierta subjetividad que se entrega y alimenta de sí misma, pero a la que el placer hace salir de sí una y otra vez. Mediando entre una tristeza impenetrable y la plenitud del cuerpo, Davis se contempla voluptuosa.

La poética de esta autora asume un impulso hacia el dolor. En el marco de una postura crítica a los estereotipos sobre de lo femenino elaborados y reafirmados desde los medios de comunicación de masas en el campo de lo público, Davis parecería no menospreciar lo significativo del carácter intimista con el que interpelan sus imágenes. El resguardo que imprimen los límites de su cotidianeidad íntima, le permite circunscribir cierto perfil psicológico que necesita de lo despojado para sugerir una femineidad dolorida.

Una revisión de los estereotipos, conduce también a la pregunta por el reconocimiento del otro, de la alteridad radical. Se insinúa de manera clara que la autora subvierte un tipo de relación de poder heredado del sistema androcéntrico, al señalar el cuerpo como signo e intercambiando los significados políticos-culturales sobre el mismo en su distinción de géneros. Davis parecería repensar la relación entre sujeto/objeto heredada, para proponer la imagen del hombre como objeto de deseo y fuente de satisfacción ocasional. Sin embargo, lo que parecería sugerir una imagen femenina elocuente y segura, no deja de manifestar finalmente la generalización de la vulnerabilidad emocional y psíquica por doquier. La exposición de distintos cuerpos masculinos en disparidad de escenas, sugiere nuevamente la idea de lo que no permanece, de lo fortuito y del abandono, como atractivo para quién subraya la soledad imperante.

Los estados afectivos mantienen intensidades diferentes aún en el marco de un estricto resguardo. Aún en lo preservado del espacio íntimo, cotidiano, la exterioridad del mundo se hace presente con sus discursos retóricos sobre el cuerpo. La referencia que hace la fotógrafa hacia la balanza permite dirigir la atención hacia el anclaje pragmático de los objetos como metáforas de la corporalidad. Así, en el marco de una antigua simbología entre justicia y derecho, la presencia de aquel objeto media para recordar tantas veces como sea posible, lo que se supone y arregla como justo y necesario. Residuo de violencia simbólica en el control anatómico que devuelve el debate sobre la imagen social proyectada y la pregunta por uno mismo.

La redefinición social y cultural contemporánea del cuerpo asume de manera irreversible el cuestionamiento de parámetros excluyentes. La construcción de la subjetividad femenina aporta, incluso, especificidades coyunturales que manifiestan en la insistencia sobre el cuerpo, su inestabilidad significante en un mundo que lo arrebata bajo clave consumista. Jen Davis presenta la frágil apariencia de este cuerpo, el suyo. No deja de insinuarnos cuánto se pregunta por cómo gozar. Placer y dolor convocan su cuerpo extasiado. El hambre recuerda el vacío y la búsqueda.

1 Este artículo fue producido durante el seminario online Taller de Crítica de la Fotografía impartido por Juan Antonio Molina Cuesta desde la Ciudad de México en Julio 2012. Organizado por Página en Blando: http://paginaenblando.blogspot.mx

OBRA COMPLETA DE JEN DAVIS:

http://jendavisphoto.com/

http://www.zonezero.com/zz/index.php?option=com_content&view=article&id=1275&catid=2&Itemid=7&lang=es

María Florencia Llarrull
Rosario, Santa Fe, Argentina

María Florencia Llarrull (Argentina, 1987). Profesora en Bellas Artes graduada en la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Argentina. Actualmente, se encuentra finalizando la Licenciatura en Bellas Artes con orientación en teoría y crítica. Forma parte del Centro de Estudios de la Producción Fotográfica Actual perteneciente a la Escuela de Bellas Artes (UNR) desde el año 2009, y es miembro adherente del Centro de Investigaciones y Estudios en Teoría Poscolonial (UNR) desde el año 2012.
Su producción visual se encuentra centrada en el lenguaje fotográfico. Participó de los seminarios online impartidos por el curador Juan Antonio Molina Cuesta desde la Cuidad de México: “Taller de Crítica de la Fotografía” organizado por Página en Blando (http://paginaenblando.blogspot.mx) entre los meses de julio y septiembre de 2012; y “Fotografía y Experiencia estética” organizado en Aula Virtual del Taller Multinacional entre marzo y mayo de 2012. Formó parte del Taller de Proyectos Fotográficos dictado por las fotógrafas Andrea Ostera y Laura Glusman durante el año 2011 en la ciudad de Rosario (Argentina). Ha realizado muestras individuales y grupales en Rosario, y participó de exposiciones grupales en Reconquista, Buenos Aires (Argentina), y Barcelona.
Sus temas de investigación en torno a la fotografía se centran en las instancias de construcción de identidades y en los dilemas de la subjetividad contemporánea. Se han publicado ensayos críticos de su autoría en blogs sobre fotografía contemporánea.

Comentarios