El eslabón perdido: Color Street. Una aproximación a proyectos diferenciales pioneros

Por Marcelo Caballero

El desarrollo de la instantánea urbana, straight photo como se la conocía a principios del siglo pasado, el instante decisivo de Henri Cartier Bresson, el in between de Robert Frank o en su denominación actual: street photography estuvo casi siempre ligada al uso del blanco y negro.

En ese contexto, la utilización del color en un proyecto documental street, de una manera regular y consistente, recién comenzó a visualizarse a mediados de la década de los ’70 del siglo pasado. Y esto trajo aparejado que, en breve plazo, muchos fotógrafos monocromáticos se pasaran a las filas del color y comenzaran a incursionar en una nueva etapa de experimentación y con el tiempo, esa tendencia se consolidó.

Esta tendencia comenzó a observarse principalmente en los Estados Unidos y los principales pioneros que apuntalaron ese camino fueron Joel Meyerowitz, Jeff Jacobson y Robert Walker quienes se erigieron como importantes contribuyentes a la causa color con características diferenciales en sus proyectos documentales. Estos street photographers estaban emparentados con una movida más grande, la New American Color, un movimiento de fotógrafos que exploraron los límites de la fotografía documental a través del uso del color. Y centraron sus trabajos en la vida contemporánea de los Estados Unidos y en la crítica al “sueño americano”.

El caso de Meyerowitz es interesante. A pesar que había realizado un gran proyecto street sobre Nueva York durante toda la década del ’70; el primer libro que publicó: Cape Light (1979) no era de street photography pero, se convirtió rápidamente en un clásico de la fotografía documental a color. Debo recordar que varias de sus mejores fotografías callejeras de esa época vieron la luz recién en el 2012 con Take my time.

Sin embargo, Meyerowitz fue una parte esencial en el desarrollo del color realizando meritorias exposiciones como por ejemplo la que realizó en el Museo de Fotografía de California en 1983 junto con Alex Webb, Mark Cohen, Helen Levitt, Joel Sternfeld , entre otros y se tituló Color in the street..

O importantes contribuciones al subgénero como del primer libro recopilatorio del subgénero: Bystander: A History of street photography (1994) coeditado junto con Colin Westerbeck. Muchos creen que fue Meyerowitz quien acuñó por primera vez el término.

Por otro lado, Jeff Jacobson armó en 1978, un ambicioso proyecto que versaba sobre los americanos durante la era de Reagan, finalmente publicado en 1991: My Felows Americans.
Este trabajo , enteramente realizado con su diapo preferida: Kodachrome 64, también destaca por la utilización del flash. Esto le daba un plus estético al proyecto.

La luz artificial, en sincronización lenta, daba la sensación de aumentar la subjetividad de los personajes y ese aspecto dual (sueño vs realidad) del momento emergía como una característica personal en su valioso trabajo documental sobre los americanos.

“Como fotógrafo color, mi desafío es no quedar atrapado en los hechos presentados en las fotos. Esto requiere la abstracción. En blanco y negro esta abstracción es inmediata ya que el mundo existe en color. Fotografías a color requieren un tipo diferente de abstracción. Mi desafío es acentuar el color sin dejar que dominen mis fotografías y que todo no sea color en sí mismo. Es un delicado acto de equilibrio” señala Jacobson en el prefacio del libro.

Por otro lado, la serie sobre Nueva York que realizó Robert Walker durante esa década, es digna de mencionar no sólo por sus vibrantes fotografías de calle; sino por la técnica que usó para armar el proyecto.

Se tituló New York Inside out y fue publicado en 1984 con prólogo del escritor William Borroughs. Justamente este gran escritor beatnik le enseñó al fotógrafo canadiense la técnica del “cut up” para reordenar de una manera aleatoria las fotografías de calle de la misma manera que es reordenado un nuevo texto. Y así se rompe o altera la linealidad del proyecto: se entrecruza el espacio, la cronología de las imágenes, los momentos del día, las líneas, las formas. Lo que Burroughs deseaba era que al proyecto se observara como un conjunto de imágenes que hablaran sobre la fotografía misma.

BIBLIOGRAFÍA

Bystander:A History of Street Photography. Colin Westerbeck, Joel Meyerowitz. Little Brown and Company (1994)

“Transformar lo ordinario en extraordinario, lo real en surreal” ponencia realizada por el autor en la Sexta Edición de Caja Azul, Centro Cívico de Pati Llimona (Barcelona, marzo 2012)

Marcelo Caballero
Figueras, España

Marcelo Caballero. Fotógrafo, periodista, viajero y activo blogger.
Egresado como Licenciado en Comunicación Social de la Facultad de Periodismo de La Plata (Argentina); durante varios años, compaginó sus trabajos como docente de talleres de literatura y semiótica visual en la misma facultad con colaboraciones en el diario Clarin, El Día y revistas de viaje como Tiempo de Aventura. Después de largos periplos por América del Sur y Asia, se trasladó a Cataluña (España) donde realizó talleres de fotografía de viajes con Rafael Badia en el IEFC (Instituto de Estudios Fotográficos de Catalunya), de edición fotográfica con José Manuel Navia (Agencia Vú, Francia) y Tino Soriano (National Geographic). En la actualidad colabora regularmente con revistas como El Mundo de los Pirineos y la Revista de Girona y con agencias fotográficas como Agefotostock y Gran Angular (Barcelona). En el 2012 comenzó una nueva etapa como colaborador de TERRAdeNingú.com donde reflexiona sobre el mundo de la fotografía. Además es miembro fundador del primer colectivo de street photography en España: Calle 35 (Barcelona).

Comentarios