El cuerpo: entre la fotografía y el performance. Primeras aproximaciones.

Por Luis Enrique Pérez

En los umbrales del siglo XX el psicoanálisis abrió la brecha para el estudio y la exploración de la mente, permeando el ámbito científico y artístico de un nuevo periodo histórico marcado por la Primera Guerra Mundial.

Los graves estragos físicos y psicológicos de este periodo replantearían la praxis de las Vanguardias, pues ya, desde una trinchera, en 1918 el artista vienés Oskar Schlemmer escribía lo siguiente: El nuevo medio artístico es mucho más directo: el cuerpo humano.

Con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial y su periodo de posguerra artistas como Kazuo Shiraga, Lucio Fontana o los Accionistas Austriacos apostaron por desacralizar el arte al concebirlo como una experiencia estética ligada al cuerpo y desde el cuerpo, a fin de expresar sus ideas mediante obras multidisciplinares basadas en procedimientos, performances o acciones.

Esto resonaría fuertemente en Estados Unidos de Norteamérica a partir de las fotografías y videos del action painting de Jackson Pollock, que resignificarían las practicas artísticas en América, afianzando el surgimiento transdisciplinario entre la fotografía y el performance.

Paulatinamente y hasta la actualidad, este cruce interdisciplinar ha tenido eco en muchas regiones del mundo como Latinoamérica. Inclusive se ha acuñado la expresión “fotografía de performance” para puntualizar cómo el artista cada vez más desarrolla una idea a partir de actuaciones que documentan e investigan el papel de la cámara en ese proceso. A menudo, en el resultado se dibujan las relaciones del cuerpo con los objetos, con su entorno, y sus respuestas ante este, registrándose coordenadas y coreografías.

Es así como a lo largo de la historia contemporánea de la fotografía, se ha diseminado esta practica estética en la que hasta los mismos fotógrafos son los actores de sus propios montajes. Sus cuerpos al limite de su propia existencia se convierten en locus del Yo y el lugar donde el dominio público coincide con el privado, donde lo social se negocia, se produce y adquiere sentido1.

En la escena artística nacional me resulta estimulante la serie más reciente de Ana Casas Broda “Kinderwunsh” en la que el complejo de Edipo se encarna y se expande en lo más intimo de las relaciones humanas entre madre e hijos.

En cambio, por otro lado la visión de Juan José Aguirre en las series “Objetos en tránsito” (2009) y “Referencia de Courbet” (2008) además de advertirse una trasgresión en la representación de la belleza y el género de lo masculino; el cuerpo se manifiesta supeditado de alguna manera a la acción que se gesta por la proximidad de la cámara, pues como analiza Rosina Cazali2 a partir de las puntualizaciones de Richard Avedon “Un retrato fotográfico es una foto de alguien que sabe que está siendo fotografiado, y lo que hace con este conocimiento es parte de la foto….todos actuamos frente a la cámara”. Pero además agrega Cazali en su acercamiento a la fotografía de performance “la actitud performática se entrega a la fotografía y ésta se vuelve sobre la performance, para quedar ambas en un intermedio que nos es útil para reconocer la belleza intrínseca en el proceso y sus resultados”.

Entre el nuevo semillero de fotógrafos mexicanos en esta tendencia artística podríamos mencionar las propuestas Campos Abiertos (2010) de Luis Enrique García, Acciones para recordar (2011) de Karina Juárez o Loo litz bë (2011) de Baldomero Robles, solo por citar algunos.

En todos estos trabajos se advierte una atención especial por la acción como catalizador o detonante del hecho fotográfico. Esta singular forma de interpretar el mundo se redimensiona y se constituye como una practica vital para los nuevos lenguajes artísticos . Esto es (quizá ) porque la acción como señala Otto Mühl es un método de prolongación de la realidad, de producción de la realidad y de ampliación de la dimensión de la experiencia; que apuntalado por la fotografía nos muestra su carácter de verdad en un solo instante, como el aleteo de una mariposa en el aire.

A menudo lo físico (la carne) constituye una metáfora de lo metafísico (la emoción). En estos terrenos –regularmente insospechables para el artista- se develan relaciones de poder y control de lo intimo en relación a las libertades que podemos y no podemos tomarnos con nuestra individualidad desde el cuerpo, cuestionando así la posición moral del espectador, quien tiene el libre albedrío de penetrar en los límites del cuerpo del artista y explorar los límites de su comportamiento.

1El cuerpo del artista. Edición Tracey Warr / Estudio de Amelia Jones. Editorial Phaidon. 2006.

2Apuntes sobre fotografía y performance en Latinoamérica. No sabe/no contesta. Prácticas fotográficas contemporáneas desde América Latina. Ediciones Arte x arte. 2008.

Luis Enrique Pérez
Pánuco, Veracruz, México

Luis Enrique Pérez es Licenciado en Ciencias de la Comunicación, gestor y promotor cultural independiente. Fotógrafo y productor de TV. Nació en Pánuco, Veracruz el 23 de Noviembre de 1984. Su quehacer fotográfico inicia en octubre de 2009. Desde el 2010 ha mantenido una participación destacada en el Premio Regional de Fotografía “Nacho López” que convoca el H. Ayuntamiento de Tampico, Tamaulipas; obteniendo el tercer lugar en la edición 2012. En 2011 fue invitado por el H. Ayuntamiento de Tampico a participar con su primera exposición individual titulada En Bici como parte del programa de Fotoseptiembre Tampico 2011, efectuada en el salón Ramón García Zurita de la Casa de la Cultura. La pieza “Soy o me parezco” formó parte del Circuito de Arte Veracruz 2012 convocado por el Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC). Ha exhibido su trabajo en Veracruz, Tamaulipas y Barcelona, España. Recientemente concluyó el Diplomado de Fotografía Contemporánea: Arte y Oficio impartido en la ENAP San Carlos bajo la tutoría de Armando Cristeto Patiño. Así mismo ha tomado tutorías con Othón Téllez, Ana Casas Broda y Gerardo Montiel Klint. Desde noviembre de 2012 trabaja con autorepresentaciones en una fase experimental a partir de acciones y performance.

Comentarios