La vibración en el relato fotográfico

La azarosa expresión dimensional.

Por Daniel Jiménez Vega

Daniel Jimenez Vega, fragmento de secuencia Vedana, 2013                                                           Formato 6×7, analógica.

Paul Ricouer nos dice que la identidad narrativa consta de entender dos tiempos que nos gobiernan en el transcurso de la vida, el histórico, ese que entendemos por relaciones del tiempo condicionado por la medida de los segundos, minutos, horas y días, meses y años, décadas y siglos, movimientos constantes de estaciones del años, movimientos de nuestro planeta, sombras que observamos deslazarse ante nuestra mirada fija,  la luz del sol que viaja de la  cocina a la sala, del balcón a la comedor y entre todos esos espacios nosotros en movimiento constante, el aquí y el allá la coordenada de nuestra existencia diría Fernando Zamora Águila en su filosofía de la imagen.

El otro tiempo es el ficticio, esté crea la narrativa de nuestras vidas contadas por el otro tiempo; el tiempo ficticio es el tiempo del relato, del principio, clímax y conclusión que están en una constante cíclica creada por nuestra mente, es esa necesidad de inventarnos todo como dice el fotógrafo Duane Michals en su obra secuencias fotográficas.

Y todo surge de nuestra percepción visual, todo lo que imaginamos se crea de acuerdo a esa percepción, ¿acaso no existe una configuración de la imagen desde la mirada?, ¿no existe el principio de la imagen invertida en nuestros nervios ópticos?, ¿el reflejo de la luz no crea el fenómeno del color?, ¿La persistencia retiniana de Joseph Plateu no nos crea la ilusión del movimiento?.

El descubrimiento de la fotografía nos  revelo  un mundo que se pensaba como un principio de mimesis, una reproducción, pero personas como Etienne Jules Marey¹ inventor de la cronografía la fotografía nos mostraba más allá de nuestra limitaciones visuales, eso que nuestros ojos no podían captar, pero que se encontraban en el mundo.

Nadal hablaba de la teoría de los espectros², cada foto era una capa de nosotros mismos, una capa que era sustraída por la cámara, cada foto es un yo, hace a la alusión del cambio constante, así la vibración en el relato fotográfico es una combinación de espacio y tiempo en una fotografía dinámica e inductiva, después de todo la percepción visual contiene estos elementos  por su memoria histórica, como menciona Rudolf Armheim en su obra Arte y percepción visual.

Desde el descubrimiento de la fotografía se comenzó a entender que no sólo el tiempo se convertía en un elemento intrínseco en está, también agregaría el elemento del dinamismo, nos mostrarán nuevas percepciones espaciales y temporales, nos mostraría como el relato se convierte en el eje conductor de nuestra vida, Anton Bragaglia³ influenciado por el descubrimiento de los rayos X en 1895 a la par de la cinematografía sus fotografías nos dejan ver a través de la imagen calcada que no sólo las largas exposiciones fotográficas nos hacen transparentes a nosotros mismos, sino también para el espacio donde nos desplazamos, a esto Anton Bragaglia le llamo Fotodinamismo a pesar de que Bragalia era rechazado por el futurismo ya que para ellos las creaciones de Bragaglia estos solo eran accidentes de exposición; los fotógrafos como Atta Kim y Duane Michals nos mostraban la intensión de fotografiar lo invisible, la insustancialidad y los pensamientos, la idea más allá de la imagen a través de técnicas de larga exposición, barridos y doble exposición.

Así entonces la insustancialidad se convirtió en una nueva forma de ver al mundo a través de una aparato monocular; la mezcla de químicos y  luz nos mostraría un nuevo nivel dimensional y un nuevo nivel de conciencia, ya no sólo era la presencia del sujeto y el objeto de otra dimensión, eran las largas y dobles exposiciones lo que nos hacia reflexionar nuestra estancia en el mundo.

La tecnología nos mostraría nuevas posibilidades de ver esta dimensión fenomenológica, la digitalización nos muestra otras posibilidades, se convierte en un nuevo medio donde la luz se convierte en códigos y sus posibilidades de reproducción no son obstáculo para encontrar la idea de la insustancialidad, ya que como menciona Max Ernst “el autor puede asistir como espectador al nacimiento de su obra y seguir las fases del desarrollo de ésta con indiferencia o con pasión”(4). 

Nosotros solo somos un conducto de lo que pueda revelar el negativo ó de lo nos muestra la  imagen digital (a pesar de su inmediatez), nos convertimos en el canal donde se puede expresar el cosmos y la idea del artista, el fotógrafo colabora con la idea poética y el cosmos con la  azarosa expresión dimensional.

Daniel Jiménez Vega, Fragmento de secuencia La caja y la flecha, 2015. Fotografía Digital.

—-

¹Philippe Dubois. (2013). Fotografía y cine. Ed  Serieve. México. P 119-120 La cronografía permite ver justamente más allá, ver diferente todo aquello que el ojo no puede ver en su estado normal. En lo que se refiere al movimiento, permite observar detalles por fin revelados ( mediante el congelamiento de la imagen) de la locomoción animal o humana. Descompones, detener el fluido (de “la vida”) para ver mejor, para ver mejor lo que no que nunca habíamos visto realmente, al meno nunca de esa manera: eso es lo que interesa al inventor de la cronografía.

²Rosalind Krauss.(2002).La fotografía, por una teoría de los desplazamientos. Ed. Gustavo Gili. Barcelona.

³La literatura exaltó, hasta hoy, la inmovilidad pensativa, el éxtasis y el sueño. Nosotros queremos exaltar el movimiento agresivo, el insomnio febril, el paso de corrida, el salto mortal, el cachetazo y el puñetazo. (filipo Tomasso Marinetti, manifieto futurista 1909)

(4)Max Ernts. ¿Qué es el surrealismo?. p. 24

 

 


Daniel Jiménez Vega

Fecha de Nacimiento 3 de enero de 1972 en la Ciudad de México.

Egresado de la universidad del Valle de México en la Licenciatura en Ciencias de la comunicación, Maestría en Comercialización estratégica, Maestría en Artes Visuales en la Facultad de Artes y Diseño, orientación fotografía (UNAM), estancia de investigación en la Universidad Politécnica de Valencia. Docente en el área de artes audio-visuales en la Universidad del Valle de México plantel San Rafael.

Exposición de video arte en la Unidad de vinculación artística Tlatelolco.

Exposición de fotografía secuencia en la Universidad del Valle de México.

Exposición fotografía secuencia en Benimaclet Festival Valencia 2014.

Exposición  “no nos despedimos” fotografía secuencia Universidad Politécnica de Valencia.

Proyecto de tesis Tiempo, espacio y ser, análisis de la obra de Duane Michals, la fotografía secuencia y la condición humana.

Actualmente docente de audiovisuales en la universidad del Valle de México Campus San Rafael y produciendo fotografía analógica vinculada al protocolo de Doctorado.

djvega001@yahoo.com.mx

Sitio Web 

Comentarios