Buscando la Luz
Agostiño Iglesias
Lousame, Galicia, España
  • Apertura: ƒ/3.2
  • Cámara: Canon EOS 5D Mark III
  • Modelo: “Tuve que ver al demonio para buscar La Luz”, afirmaba Tonho. Ambientes de dudosa legalidad y amistades de taberna abrigaron sus viajes por mar. Quizás Ella, “La Luz”, fue quién lo devolvió al origen para recuperar el oficio con el que su padre había conquistado a su madre, la cestería artesanal. El “hippie rural” como él se definía, construyó con sus manos una pequeña casa en el monte en un lugar propicio para la introspección y la espiritualidad, donde plantar la tierra, dar cursos de cestería y aislarse, como ideal de vida y como crítica a la sociedad actual, consumista y contaminante. En su último mensaje, en agosto, Tonho me respondía así a cómo estaba pasando la pandemia: “Esperando a que el mundo reflexione y el capitalismo salvaje pierda el dominio”. Quizás se quedó sin fuerzas para esperar o se cansó de hacerlo; quizás fue en busca de La Luz. Quizás nada de todo eso tuvo algo que ver. Nunca sabremos qué demonio lo llevó a sacarse la vida en diciembre de un funesto 2020.
  • Flash disparado: no
  • Longitud focal: 200mm
  • ISO: 1600
  • Velocidad: 1/160s






Ambientes de dudosa legalidad y amistades de taberna abrigaron sus viajes por mar. Quizás Ella, “La Luz”, fue quién lo devolvió al origen para recuperar el oficio con el que su padre había conquistado a su madre, la cestería artesanal. El “hippie rural” como él se definía, construyó con sus manos una pequeña casa en el monte en un lugar propicio para la introspección y la espiritualidad, donde plantar la tierra, dar cursos de cestería y aislarse, como ideal de vida y como crítica a la sociedad actual, consumista y contaminante. En su último mensaje, en agosto, Tonho me respondía así a cómo estaba pasando la pandemia: “Esperando a que el mundo reflexione y el capitalismo salvaje pierda el dominio”. Quizás se quedó sin fuerzas para esperar o se cansó de hacerlo; quizás fue en busca de La Luz. Quizás nada de eso tuvo algo que ver. Nunca sabremos qué demonio lo llevó a sacarse la vida en diciembre de un funesto 2020.

Comentarios